F.A.Q

Aquí encontrarás las preguntas que frecuentemente nos realizan en consulta:

Se desconoce todavía la influencia que pueden tener los trastornos emocionales en la reproducción.

Se suele pensar que las mujeres que usaron la píldora por muchos años tienen por ello más riesgo de no tener reglas normales tras parar de tomarla, aunque esta afirmación es falsa.

Un individuo eso obeso cuando su índice de masa corporal es igual a >30 kg/metro2.
La obesidad aumenta el riesgo de sufrir distintas enfermedades, tiene un efecto negativo para la salud del individuo. Ejerce a su vez un efecto negativo sobre la fertilidad tanto de la mujer como del hombre.

En la mujer aumenta el tiempo en conseguir un embarazo, multiplica por tres el riesgo de padecer infertilidad, las posibilidades de éxito en técnicas de reproducción asistida son menores , menor respuesta a tratamientos, mayores tasas de cancelación de los mismos; aumento en tasas de aborto entre otros efectos.

Una vez conseguido el embarazo aumentan los riesgos de complicación durante el mismo y debemos de saber también que puede tener repercusiones negativas sobre la salud del recién nacido incluso a largo plazo.

El estilo de vida debe ser saludable mientras está buscando un embarazo y lo ideal es tener un índice de masa corporal considerado normal.

La madurez física y psíquica de la mujer hace que la edad idónea para tener hijos sea entre los veinticinco y los treinta años. Pero, hoy en día, la mujer decide o puede tener hijos después de estas edades. A partir de los treinta y cinco años, la fertilidad femenina disminuye sensiblemente de forma gradual.

Es un centro médico altamente especializado en métodos de diagnóstico y tratamiento de problemas de esterilidad. Está formado por modernas instalaciones y personal altamente cualificado para realizar las avanzadas Técnicas de Reproducción Asistida. Es preferible acudir a ginecólogos especialistas en reproducción porque en el estudio de la esterilidad se incluyen pruebas que no se realizan en las exploraciones ginecológicas habituales.

Después de transcurrido un año de relaciones sexuales regulares sin embarazo, se puede empezar a sospechar de la existencia de alguna alteración. Obviamente, el coito debe realizarse sin ningún tipo de protección.
Pero si la mujer tiene ciclos menstruales irregulares, alguna patología uterina conocida o es mayor de 35 años, debe acudir al especialista inmediatamente.

En el caso del varón que ha recurrido a una vasectomía sin congelar previamente una muestra de semen y desea nuevamente ser padre es necesario que se someta a una pequeña intervención quirúrgica. Se trata de un procedimiento sencillo, realizado por el especialista en Urología, con anestesia local y no requiere hospitalización. Se trata de una biopsia testicular para comprobar si siguen existiendo espermatozoides en el testículo y en caso de ser así el embriólogo de la unidad  congela las muestras obtenidas mediante esta biopsia para que éstas sean utilizadas en el momento de la realización de fecundación invitro mediante ICSI. En ocasiones las muestras no son aptas para ser congeladas y la biopsia debe repetirse en el momento de la obtención de los ovocitos.

La posibilidad de complicación grave es mínima.

La principal complicación es el llamado síndrome de hiperestimulación ovárica. Algunas mujeres pueden reaccionar produciendo un número excesivo de óvulos, actualmente y mediante los protocolos y medicaciones disponibles la incidencia del mismo es mínima.

Haber tenido un aborto no disminuye las posibilidades de un embarazo después del mismo salvo en los escasos casos.
En casos en los que haya habido por ejemplo una infección o una complicación durante un legrado, que podrían ocasionar problemas en el útero y en ocasiones dificultar un embarazo posterior.

Si. Tras realizar seguimiento a miles de niños nacidos en el mundo por estas técnicas (Inseminación Artificial, Fecundación In Vitro, Congelación y Descongelación de Embriones, Microinyección Espermática) se ha comprobado que tienen los mismos riesgos de alteraciones genéticas, malformaciones, etc. que en la población normal.

No hay demora para una primera visita, es importante, en caso de tener resultados de pruebas previas, aportaremos a la consulta para agilizar el proceso de diagnóstico. Tras realizar el diagnóstico se puede iniciar el tratamiento. Habitualmente los tratamientos se inician con el ciclo menstrual.

Puedes programar la realización del tratamiento para el mes o ciclo que más te convenga

Los tratamientos de reproducción son habitualmente  bien tolerados, no dolorosos (puede notar molestias como hinchazón abdominal leve o tensión mamaria).

Son sencillos de realizar ya que la medicación se autoadministra por vía subcutánea.

La punción folicular para obtener ovocitos se realizar bajo sedación anestésica en quirófano y resulta indolora.

La transferencia embrionaria se realiza en quirófano, pero no requiere anestesia.

La inseminación se realiza en consulta y es normalmente sencilla.

Las molestias en una inseminación y en una transferencia embrionaria son similares a las que se tienen al realizar una revisión ginecológica rutinaria.

No hay demora para una primera visita, es importante, en caso de tener resultados de pruebas previas, aportaremos a la consulta para agilizar el proceso de diagnóstico. Tras realizar el diagnóstico se puede iniciar el tratamiento. Habitualmente los tratamientos se inician con el ciclo menstrual.

Puedes programar la realización del tratamiento para el mes o ciclo que más te convenga

La actual ley española permite transferir hasta tres embriones en una misma transferencia. Pese a ello las transferencias habituales son de un embrión, dos en ocasiones, para minimizar el riesgo de embarazo múltiple.

Habitualmente la medicación utilizada para conseguir la estimulación ovárica controlada, gonadotrofinas mediante las que se logra tener más de un ovocito cada mes, se administra por vía subcutánea, en casa. Resulta más cómodo y sencillo de lo que puede parecer y lo puede hacer la propia paciente. En la clínica le enseñaremos cómo realizarlo y aclaremos todas sus dudas. En caso de preferirlo puede recurrir a ayuda de su pareja o familia.

No, el hecho de tratarse de un embarazo conseguido mediante reproducción asistida no hacen que el embarazo y el parto sea considerados de riesgo. Para ello los criterios son similares al resto de los embarazos.

¿Podemos ayudarte?

Si quieres conocer con detalle todo nuestro trabajo en tratamientos y técnicas reproductivas, visita nuestro área de Reproducción Asistida.

Si tienes dudas o consultas sobre nosotros, nuestros servicios o cualquier cuestión, no dudes en preguntarnos.

Colaboran:

Quieres solicitar una primera consulta?