Pruebas diagnósticas

El diagnóstico es fundamental para poder ofrecer el tratamiento más adecuado para la mujer o para la pareja. En el caso de las parejas ambos miembros se estudian de forma independiente pero simultánea. En el caso de las mujeres sin pareja masculina es también importante realizar un correcto estudio y diagnóstico para orientar su tratamiento.

Diagnóstico de la pareja estéril

El estudio de infertilidad en el caso de parejas investiga simultáneamente a ambos miembros, se comienza con una anamnesis detallada para evaluar el caso ( antecedentes personales de ambos miembros de la pareja, antecedentes familiares, valorar factores laborales, ambientales o hábitos personales que pueden afectar de forma severa a la fertilidad) y se realiza una exploración ginecológica completa.

Tras este primer contacto se decide en las pruebas complementarias a realizar, se trata de pruebas básicas en el caso de mujeres o parejas que no hayan realizado ningún estudio.
En los casos ya estudiados, valorando los resultados previos, se decide sin precisa pruebas complementarias a realizar.

Como pruebas básicas se realizan además de la ecografía realizada en la consulta de ginecología, serologías de sífilis hepatitis B, hepatitis C y VIH, determinaciones hormonales en la mujer y se solicita estudios seminales.

¿Podemos ayudarte?

Si quieres conocer con detalle todo nuestro trabajo en tratamientos y técnicas reproductivas, visita nuestro área de Reproducción Asistida.

Si tienes dudas o consultas sobre nosotros, nuestros servicios o cualquier cuestión, no dudes en preguntarnos.

Colaboran:

Estudio de la mujer

En el caso de las mujeres se realiza una historia o anamnesis detallada donde son importantes tanto los antecedentes personales y familiares, valoración de factores laborales o hábitos nocivos  y otros que puedan interferir o dificultar la consecución de un embarazo.

Las pruebas solicitadas pueden ser:

Estudio básico de la mujer
  • Análisis hormonales, medición de algunas hormonas en sangre para evaluar la reserva ovárica. Hormona antimulleriana  (AMH). FSH, estradiol, LH Durante los días segundo a quinto del ciclo.

Otras determinaciones hormonales: PRL, TSH.

  • Grupo y Rh.
  • Ecografía transvaginal (2D/3D) Método simple y de gran valor para valorar el útero y ovarios (reserva ovárica).
Estudios Complementarios

Según tu situación, pueden requerirse estudios complementarios:

  • Estudio cromosómico (cariotipo) para poder detectar posibles anomalías numéricas o estructurales que puedan causar dificultad para conseguir embarazo o la infertilidad. (Se estudia mediante una analítica sanguínea).El cariotipo del ser humano consta de 23 pares de cromosomas,  46 en total . 22 pares de autosomas (1-22 )y un par de cromosomas sexuales( X,Y).
  • Histerosonosalpingografía (HSSG), ecografía del útero y las trompas, se realiza en consulta sin utilizar contraste radiológico ni rayos X. A través de una cánula que se introduce en el útero se  inyecta dentro de este un gel fluido capaz de mostrar una imagen nítida de el interior de el útero y de su paso por las trompas.
  • Histerosalpingografía (HSG). Se trata de una radiografía utilizando contraste yodado para valorar la permeabilidad tubárica y la morfología del interior del útero.
  • Biopsia endometrial: Se realiza en consulta, aspirando mucosa endometrial mediante una cánula que se introduce en el útero a través del canal cervical. Puede determinar si si existen infecciones o anomalías a nivel del endometrio (infecciones, alteraciones del microbioma, alteraciones en la ventana de la implantación).
  • Histeroscopia: Examen endoscópico que mediante la introducción de una cámara dentro del útero permite la valoración del canal cervical y la cavidad uterina
    mediante visión directa.
  • Laparoscopia: Indicada en el caso de patologías del aparato genital interno que requieran solución quirúrgica.
  • Diagnóstico de Trombofilias. Patologías que se caracterizan por un estado de hipercoagulabilidad, predisposición o aumento de riesgo a la trombosis o coágulos de sangre.
  • Estudios genéticos, en el caso de que existan antecedentes de enfermedades hereditarias en la familia, estudio de la pareja cuando uno de los dos conoce ser portador de una mutación genética, búsqueda de “donantes compatibles”,  estudios en mujeres donantes. Éstos estudios genéticos para conocer si es portador de enfermedad una genética que pueda ser transmitida se realizan a partir de una muestra de sangre o saliva.

Estudio del hombre

Igual que en el caso de las mujeres se realiza una historia o anamnesis detallada donde son importantes tanto los antecedentes personales con libros familiares, valoración de factores laborales o hábitos nocivos  y otros que puedan interferir o dificultar la consecución de un embarazo.

Estudio básico del hombre

El primer paso será solicitar un análisis de sangre para descartar infecciones (serologías VHB, VHC, VIH y treponema) y un estudio seminal, mediante estos estudios podemos saber si hay algo en la muestra seminal que justifique o sea uno de los factores que dificulten la no consecución de el embarazo y en el caso de requerir una técnica de reproducción asistida cuál sería la indicada.

Seminograma básico: prueba sencilla mediante la que se estudian la concentración, la movilidad,  la morfología y la vitalidad  de los espermatozoides.

  • Capacitación seminal o Recuento de espermatozoides móviles (R.E.M), este estudio complementario nos permite conocer la cifra de espermatozoides que sean útiles para técnicas de reproducción, y en función de su número podemos orientarlo hacia técnicas más sencillas como la inseminación o más complejas (fecundación invitro / FIV o micro inyección intracitoplasmática/ ICSI).
Estudios Complementarios

Se pueden realizar estudios complementarios en el varón dependiendo de la sospecha diagnóstica en algunos casos seleccionados:

  • Estudio de la fragmentación del ADN espermático, Porcentaje de hombres que presenta alteración en la fragmentación de su ADN espermático va aumentando en los últimos años, debido a la exposición de contaminantes y tóxicos entre otros. Un alto grado de fragmentación del ADN de los espermatozoides puede dificultar la correcta fecundación del óvulo y alteraciones  en el desarrollo temprano del embrión.
  • Cultivo seminal
  • Biopsia testicular: en los casos de no obtener espermatozoides en el eyaculado, mediante intervención quirúrgica se extraen pequeños fragmentos de testículo para comprobar si existen espermatozoides.Estos espermatozoides recuperados en la biopsia testicular o de punción del epidídimo pueden utilizarse para ICSI.
  • Estudio hormonal en los casos de azoospermia:  determinación de niveles de hormonas FSH, LH, PRL y Testosterona mediante análisis de sangre.
  • Cariotipo, microdelecciones del cromosoma Y.
  • Hibridación in situ fluorescente o FISH en espermatozoides, Para comprobar si los espermatozoides presentan un número de cromosomas normales.
  • Estudios genéticos.
  • Ecografía testicular.